jueves, 21 de febrero de 2013

Cunqueiro ,una embarazada y las trufas del pecado

Este post lleva escrito un tiempo y tenía que estar en la primera fila de post preparados para formar parte de los inicios de este blog recien nacido .Esta vivencia marco muchisimo mi vida en general y mi vida gastrosófica y culinaria en especial.Me gusta transgredir normas de vez en cuando ¡en ocasiones no hay nada mas dulce! y en esta ocasión las transgredí acompañada por un experto en esta y en muchas otras materias ....

Me encanta el chocolate y siento devoción por Cunqueiro incluyendo su faceta mas lambona... Permíteme que cierre los ojos ,me ponga en situación y te cuente lo que ocurrió...
Corría el año 1974 en Barcelona ...Con 17 añitos y un embarazo precoz allí transcurría mi vida gestante sujeta a una serie de cuidados y normas que me mantenían en un constante desasosiego. Añadámosle a esto una morriña enorme por no estar cerca de las Islas Cíes e imaginareis el grado de desolación que me iba invadiendo día a día dada la previsible y ¿saludable? vida que llevaba. Pero de vez en cuando llegaba el...
Álvaro Cunqueiro, amigo entrañable y compañero de muchas aventuras vitales (incluidas las gastrosóficas) de mi padre Javier  ,viajo varias veces durante ese Verano-Otoño del 74 a la Ciudad Condal y como era de esperar (ya lo había hecho en otras ocasiones ) había decidido convertirse en mi Merlín particular durante los momentos que allí pasamos juntos.

Con el conocí otra Barcelona, la Barcelona cultural, poética , literaria, artística y gastrosófica ¡Que bien comíamos en la ¨ Agut d´ Avignon¨ de Cabau con el gran Néstor Luján (premio nacional de Gastronomía 1974 ) autor de autenticas delicias literario-gastronómicas (te recomiendo especialmente las Recetas de Pickwick) y con Tin su fantástica mujer ! Yo estaba prácticamente todo el tiempo embobada escuchando y aprendiendo además de comer , claro.

Agut d´Avignon era uno de los restaurantes más emblemáticos de Barcelona. Fundado en 1924 que todavía conserva el aire bohemio de entonces. Su ambiente es acogedor , cálido, con paredes llenas de cuadros y su chimenea siempre a punto.... Su carta ofrecía y ofrece cocina catalana tradicional , con toques franceses .Cocina de fogón y de mercado.
Si cierro los ojos todavía puedo ver, oler , escuchar, sentir ...imagenes, aromas, palabras... aderezadas con hierbas, especias y caldos...

 

En las sobremesas, un delicioso aguardiente de frambuesas helado en casa de Néstor acompañados inevitablemente por el loro de Tin que aficionado a tan exquisito brebaje se agarraba unas trepias formidables y azuzado por nosotros cantaba :- ¡ Lorito Real visto de verde y soy liberal ! -
Puedo jurar que fui testigo de cómo con su poderoso pico destapaba las botellas de cristal del bar de la casa e iba catando contenidos hasta llegar al preciado licor y ... ¡allí se quedaba el muy truhán!
Fue después de una de esas sobremesas cuando Álvaro me propuso una transgresión de las normas y decidimos ¨ pecar ¨ juntos. Si, ¡he dicho pecar! Esas fueron exactamente sus palabras...

Nos dirigimos de ganchete al Barrio Gótico y entramos en la emblemática y espléndida Bombonería Fargas donde Cunqueiro era bien conocido... Sentaditos en la rebotica bombonera dimos buena cuenta de una bandeja de trufas de chocolate artesano recién hechas que despertaban jubilosamente todos los sentidos. ¡Una jovencita con embarazo de riesgo y sobrepeso alarmante y un diabético recalcitrante entregados al delicioso placer de lo prohibido!




Nos comimos cuatro docenas, primero hablando del chocolate y su historia y atendiendo a las explicaciones del maestro chocolatero y después : el silencio.Lentamente saboreamos ... ¡no quedo ni una!
Al salir, me miro a los ojos con complicidad y dijo – Mejor no hablar de este tema con nadie, ¡no se nos vaya a fastidiar la próxima aventura pecadora ! – Y no lo hicimos...
Siempre he adorado el chocolate pero desde ese día lo mío se ha convertido en todo un ritual hedonista con el atractivo de ese regustillo transgresor que me encanta y me hace a viajar en el tiempo.

He tenido la suerte de poder compartir con Álvaro Cunqueiro, el gran fabulador gallego, muchos momentos de los primeros años de mi vida, la niñez, la adolescencia y las primeras incursiones en la edad adulta .Momentos y experiencias adornadas con cuentos , con historia.
Descubrir la literatura, la historia, tradiciones y costumbres ,viajes(reales e imaginarios) recetas...cocina...gastronomía......tertulias...  en tal compañía ¡no tiene precio!

¨Merlín-Cunqueiro¨  contribuyo  a  introducirme en esa zona deliciosamente indulgente de la  Gastrosofía  que ha quedado para siempre grabada en mi cerebro  y en mi corazón  .



Caricatura realizada por Javier ,mi padre, para un libro de cuentos escrito por Cunqueiro e ilustrado con dibujos de meu pai pero esto ya será otra historia...
 
Y aquí te dejo la receta de mis trufas de chocolate para las que (en esta ocasión)utilicé los moldes con forma de concha de Santiago porque además de quedar preciosas ¡son perfectas para acoger a las trufas Merlín!





Fuente: Todos los vínculos de la web www.sofros así como las páginas del Centro Sofros son propiedad de la autora de este blog.