viernes, 22 de febrero de 2013

De la rata al gourmand ...



Mi padre fue un hombre polifacético , inteligente,creativo,con unas ganas enormes de aprender y explorar...una personalidad fuerte con un sentido del humor y amor por la vida que te trasmitía nada más verlo. Lo que tengo claro es que en su sano ejercicio del buen vivir ,el deseo de conocimiento y el afán de hacer felices a los demás estuvieron siempre bien presentes.
Su afición,mejor dicho su pasión por la cocina y la gastronomía fue acrecentándose con el tiempo y sin duda alguna cumplió a rajatabla su famoso juramento.Lo cumplió y tuve la suerte de que decidiera incluirme en el pack y dejar que fuera participando con el en esa aventura fascinante que si bien  tiene como leit motiv aparente lo gastronómico poco a poco vas dándote cuenta de que en realidad de lo que se trata es de APRENDER a contemplar la vida como una colosal cocina, con una enorme despensa repleta de todo tipo de ingredientes...hay que aprender a escoger aquellos con los que puedas hacer buenas y sabrosas combinaciones...hay que seguir recetas de toda la vida que siempre funcionan ...aprender de los demás...también hay que atreverse a probar nuevos sabores, innovar, crear sin miedo y con imaginación...hay que descartar o deshacerse de lo que no este en buenas condiciones o fresco...... Hay que aprender cada día y hacerlo mejor.
Tienes que amar lo que haces .La pasión junto al conocimiento es lo que nos hace disfrutar de lo bueno con intensidad .¡ Hay que saborear intensamente el apetitoso manjar que es el mundo !
 

                                  Hazlo con calma y te sabrá mejor,me decía...


Pero vamos con la historia de la rata...Puedo aseguraros que de ahí surgió el Javier cocinero, gastrónomo, gourmand...y por consiguiente , años mas tarde, Miss Slower.

¡Pensar que fue un roedor el causante de que ahora tu y yo nos estemos comunicando tiene su gracia! ¿verdad?

Era el año 1943 y el servicio militar  naturalmente era obligatorio y duraba dos añitos de nada....Mi padre por problemas de conducta hizo tres más uno de regalo y de el gran parte en el calabozo. Años dificiles y de hambruna ,así que el rancho que comían a diario los soldados en los cuarteles de España os podréis imaginar como sería...Un día de esos de mucho frío y haciendo cola con su tazón y cuchara ,esperando turno para que le sirvieran su ración correspondiente de sopa...fue testigo de como  uno de sus compañeros (a el le tocaba inmediantamente después ) lanzó el tazón por los aires al tiempo que también lanzaba un grito formidable.¡¡¡¡¡¡Aggggggggggggggggggg!!!!! Desparramado el contenido del cucharón en el suelo todos pudieron ver como allí flotaba una rata ...si,he dicho una rata.
Sucesión de arcadas incontenibles,abandono de la fila y un estómago cerrando compuertas negandose a admitir cualquier tipo de preparado que procediera de la cocina-cloaca del regimiento .Contaba mi padre que ese día , como Escarlata O´Hara , juró que jamas iba a pasar hambre y sobre todo juró que aprendería a cocinar y a cocinar lo mejor posible ,que quería aprender y que nunca jamas le darían ¨RATA POR LIEBRE¨


A pan y agua estuvo después de este incidente y de vez en cuando(pocas veces) le hacían entrega de un paquete procedente de su casa con alguna conserva y algún dulce ...Malamente subsistía...

Un día yendo de maniobras por el monte descubrieron (el y un par de compañeros de penurias militares) una casa en el medio del monte cuya chimenea parecía lanzar señales de humo....contaba que se acercaron a la casa y fueron recibidos por una mujer entrada en años y en carnes con un cuchillo de matar gallinas en una mano y una víctima propiciatoria bastante flacucha en la otra...La señora los debió de encontrar con mal aspecto y sintió lastima ...los invito a pasar a la cocina y les preparó un par de huevos con chorizo y patatas fritas que les supo a gloria .Los sentidos sufrieron una sacudida estimulante y placentera.El estomago abrió compuertas de nuevo .Contaba mi padre que pocas veces gozó tanto de una comida como en aquella ocasión.Al terminar ,hicieron un trato con la mujer y dos o tres veces por semana se pasaban por la casa a repetir experiencia culinaria confortadora a cambió de una pequeña cantidad de dinero que reunían entre los tres.Este secreto se mantuvo hasta que ya licenciado volvió a casa después de tres años de ausencia y ¿sabéis lo que pidió para cenar el día de su vuelta? Pues si : UN PAR DE HUEVOS CON PATATAS Y UN CHORIZO.



A partir de ese momento comenzó ¨la carrera¨ gastronómica de meu pai. Su interés por la cocina y la gastronomía crecía con los años y se podría decir que casi,casi ¡murió con la manga pastelera en la mano y su gorro de cocinero puesto!

Y aquí está uno de mis tesoros más preciados: su cuaderno de recetas , amorosa y pulcramente escrito con su letra. En este cuaderno están recogidas sus recetas favoritas .La selección de  platos que mas le gustaron ...aquellos que preparó y disfrutó a lo largo de sus casi ochenta años de vida.Es mi manual de instrucciones emo-culinario favorito con mucho...La Emo-cocina es lo que tiene...
 


          Gracias Papá y como dirías tu : ¡QUE ME QUITEN LO BAILAO!



Fuente: Todos los vínculos de la web www.sofros así como las páginas del Centro Sofros son propiedad de la autora de este blog.