martes, 14 de enero de 2014

Pepitoria for ever (Pollo en pepitoria)


Aquí estoy  inaugurando 2014  con el primer post del año lo cual sea de paso no es ninguna hazaña digna de mención(ya estamos a mitad de mes ...) pero la verdad es que dado el ritmo de actividad que  tuve  en las ultimas semanas me resultó del todo imposible  sentarme  a escribir tranquilamente como a mi me gusta.
Tengo una amplia lista de recetas deliciosas para ti que pensaba ir sacando del horno respetando el  orden de antigüedad  de mi libreta de asuntos pendientes ,pero nada, he decidido ser agradecida con una de mis  preferidas en cuanto a aves se refiere y aun cuando en su día la publique en mi pagina del facebook merece estar  dentro de este blog y con un post propio porque la pepitoria lo vale A TODO LO QUE DA. Así que le hago un homenaje y doblete a esta receta  maravillosa tal como la hacia meu pai Javier  y me quedo feliz .He dicho.
Dicen diccionarios y manuales de cocina que la definición de pepitoria es un  “guiso de ave que incluye los menudos y cuya salsa deberá ligarse con yema de huevo y almendras”. Y si, así es aun cuando en esta receta que hoy te presento hay un par de toques que la hacen todavía mas rica...o por lo menos a mi me lo parece.
Creo que es una de las salsas que mas me gustan .Es una salsa de esas de mojar pan y reincidir sin rubor una y otra vez .
Un buen pollo o una gallina resultan una autentica delicia si los preparas en pepitoria y no te miento si te digo que unas cuantas veces en cada mes por mi cocina se llena de orgullo y satisfacción de los buenos (no como los de otros por muy reyes que sean y mejor que se callen...) por acoger entre sus fogones esta receta tan de siempre,tan sencilla  ,tan slow chup-chup y ¡ tan suculenta !
Un pollo de corral,una buena gallina o un gallo son perfectos para esta preparación asi que aun cuando salga un poquito mas caro el asunto merece la pena elegir una buena materia prima para preparar la pepitoria.No lo dudes.

 La incorporación de los piñones (maravillas) y el toque final de la yema cruda y el caldo hacen que todo cambie ,te lo digo. Fuego lento y si necesitas incorporar algo más de caldo ¡hazlo!







Un arroz en blanco y sus picatostes o rebanadas de pan frito son el complemento perfecto para una receta que es todo un festín para nuestros sentidos. Te harán la ola cuando la prepares ,estoy convencida. Ya me contarás como fue la cosa .Me quedaría encantada si así fuera. ¡Hasta pronto!


                      ¡¡Pepitoria for ever!!!