lunes, 3 de noviembre de 2014

Restos golosos de Samaín ( Strudel de calabaza y manzana)



Si me sigues ya conocerás  mi afición por los crujientes tanto en modo dulce como en salado.¡No lo puedo evitar! Me parecen deliciosos y me da un puntillo tremendo escuchar a los alimentos...
La receta que hoy te presento seguro que la conoces de sobra ya que es un clásico en repostería y francamente deliciosa.El autentico strudel austríaco o germánico lleva otro tipo de masa pero personalmente me quedo con la versión también muy conocida y que emplea la fántastica y sonora pasta filo maravillas.Este es el que te presento hoy, relleno de calabaza porque estamos en Noviembre recien celebrado Halloween -Samaín de Todos los Santos y seguro que tienes algun restillo cucurbitaceo por la cocina y además (y lo importante) porque la calabaza en strudel esta exquisita.Me encanta el crujiente y me encanta la calabaza en modo dulce así que ,como puedes comprender, cuando preparo este postre soy muy feliz. 



















                                 Ingredientes 

250gr de puré de calabaza
1 manzana reineta grande
150gr de azúcar morena
El zumo de 1/2 limón
Mantequilla 50gr (para saltear la calabaza y la manzana)
Una copita de Madeira o de Oporto
2 cucharadas soperas rasas de sémola de trigo
Un buen puñado de pasas sultanas
Un buen puñado de nueces ligeramente picadas
Dos cucharaditas de canela
Una cucharadita de clavo
Una cucharadita de comino molido
Media cucharadita de nuez moscada

8 laminas rectangulares de pasta filo
Mantequilla abundante para pincelarlas
Azúcar glass para cubrir  
Un buen puñado de almendras laminadas tostadas para decorar.

                               Preparación 



Lo primero de todo es rescatar ese trozo de calabaza que te sobro de esos días cucurbitaceos propios de Samaín o Halloween (como más te guste llamar a la celebración de todos los que no estan pero estan ) y que anda pululando por la cocina sin pena ni gloria.  En su defecto o en el caso de que no te haya sobrado nada nadita de tan generosa criatura y quieras probar esta receta ,necesitas hacerte con  unos trozos de calabaza para cocer o para asar  y así obtener material para conseguir al menos 250 gr de puré una vez triturada  . La pelas y la troceas ,la cueces en un poco de agua y cuando este blanda ,escurres el agua todo lo que puedas y la trituras bien con batidora electrica. Reservas .

A continuación  preparas  las laminas de filo pincelandolas con mantequilla (las dos primeras juntas) y superponiendolas una encima de otra sobre la bandeja del horno con papel de hornear en la base. Yo pongo ocho laminas.Reservas .
El siguiente paso consiste en pelar y trocear toscamente la manzana ( rociála con un poquito de zumo de limón) y saltéala  con la mantequilla y el azúcar moreno. Cuando se ablande un poco la manzana, le incorporas el puré de calabaza integrándolo bien con la manzana salteada. Añades la copita de Madeira,las especias, las pasas y la sémola removiendo con cuchara amorosa de madera y dejando que el conjunto se haga un poco más hasta que su apariencia te sugiera una compota con un tono dorado oscuro en la que has de notar algún pedacito de manzana
Retiras y le incorporas fuera del fuego  las nueces picadas.
Con esta mezcla rellenas la tercera parte del  rectangulo de masa filo (hacia un lateral )y enrollas cuidadosamente como lo harías con un brazo de gitano.Pincelas de mantequilla la superficie de la pasta y ¡al horno! . Horno precalentado a 180º durante unos 20-30 minutos . Esta listo cuando adquiera ese color doradito que nos gusta. Espolvorealo de azúcar glass y decora con almendra fileteada ligeramente tostada. 
Con un buen chorro de nata espesa acompañando está delicioso y con helado de mantecado o vainilla es un espectáculo. Templado o a temperatura ambiente estará riquisimo.Tu eliges.

Si te sobra se conserva bastante bien de un día para otro.En todo caso un golpe de horno fuerte le sentará de fábula para seguir disfrutando de este postre delicioso templadito y crujiente. Espero que la disfrutes tanto como yo.











                          ¡Hasta pronto!