martes, 25 de noviembre de 2014

Sin ajo no hay paraíso, segunda parte (Sopa de ajo Miss Slower)







Lo del ajo es una maravilla .Hace meses publique un post al que titule Sin ajo no hay paraíso y desde luego ,culinariamente hablando, para una servidora es así .Lo tengo clarísimo. 
Realmente el ajo casi siempre nos acompaña en las incursiones culinarias mas elaboradas y en las mas sencillas.Esta siempre presente ,es como de la familia.A mi me cae bárbaro el ajo,te lo digo.
El ajo  sabroso ,el ajo que liga y espesa las salsas más deliciosas,el ajo que adoba de fábula,el ajo que le da alegría a los asados,el ajo que se frota,el ajo que se pica,el ajo que se machaca.el ajo de cualquier sofrito que se precie,el ajo de la sopa...Podría seguir así mucho más...haciendo
una oda al ajo ...
Definitivamente :sin ajo, no hay paraíso.

Una de las recetas más deliciosas y que nada tiene que envidiar a las sopas más rimbombantes y  exquisitas es la sencilla y sabrosa sopa de ajo.Te voy a explicar como la hago yo a ver que te parece.Después de montones de años preparando sopas de ajo y probando unas cuantas variantes de la clásica receta castellana de siempre, decidí hacerla a mi manera y dándole un par de toquecillos personales y así es como más me gusta y como hoy te la presento.




                     Sopa de ajo Miss Slower


                                                         Ingredientes 

Para unos tres-cuatro litros de sopa (yo que quieres que te diga, cuando la preparo no escatimo en cantidad porque la hago para un par de días y la verdad es que desaparece enseguida) utilizaremos los siguientes ingredientes:

* Una docena de dientes grandes de ajo fileteados
*AOVE
*Unos 200-250 gr de buen jamón en taquitos pequeños o tiritas troceadas
* Pan duro en pedazos (unas 10-12 rebanadas)
* 2 -3 litros de caldo de carne o ave que tendrás preparado o en su defecto 2-3  bricks de caldo de ave comprado (a mi me gusta con un buen caldo hecho en casa con algo de carne de ternera,una carcasilla de pollo ,un hueso de caña y sus verduritas).También le pongo bastante perejil picado al caldo y una hoja de laurel.
*1 litro de agua caliente.
*Pimentón dulce de la Vera (tres cucharadas soperas rasas)
*Sal y pimienta negra recien molida
*Almendras tostadas o avellanas tostadas (un buen puñado)
* Ajo confitado en el horno (el equivalente a una cabeza entera de tamaño medio)
* Una guindilla o cayena
* Un  chorrito  de salsa Perrins (opcional)
* Dos  rebanadas de pan troceado como para picatostes .
* Tres huevos grandes y dos claras ligeramente batidos

                           Preparación

Lo primero de todo tener el caldito preparado y listo .Lo mismo con el ajo confitado.Es estupendo tener un remanente en la despensa o en la nevera nevera pero si no fuera así puedes asar unas cuantas cabezas en el horno aprovechando el encendido del mismo para otra cosa y hacerte con material para la sopa de ajo y que te quede de reserva para otras recetas delicia.En el post al que aludo (sin ajo no hay paraíso) y primera entrega de los post dedicados al maravilloso ajo,  te doy la receta del ajo confitado y alguna que otra sugerencia de uso.No te lo pierdas ¡vale la pena!


Con estos dos ingredientes preparados y destinados a formar parte de nuestra sopa de ajo comenzamos con el temita sin más dilación.
En un buen chorro de AOVE doras ligeramente los dientes de ajo laminados .Cuidadín que no se quemen porque sino la armas sin remisión.
A continuación incorporas los taquitos de jamón y le das unas vueltas al conjunto.
Acto seguido incorporas el pan troceado y vuelves ( cuchara amorosa de madera en ristre) a dorar el pan junto al conjunto anterior. 



Cuando el pan este doradito se retira la olla del fuego y se incorpora el pimentón removiendo bien para que se mezcle convenientemente sin que se queme.



Es el momento de incorporar el caldo bien caliente y el agua y volver a poner a fuego muy, muy  lento nuestra preparación.Sazonar con sal y pimienta negra recién molida y dejar que la sopita vaya cogiendo cuerpo durante unos 20-30 minutos


Pasado ese tiempo, te preparas para añadir al asunto el toque de gracia: coges tu mortero y le añades sin contemplaciones un buen puñado de almendras o avellanas tostadas(lo que tengas por casa o lo que más te guste), las machacas  y le añades la pasta de ajo confitado (dos cucharadas soperas colmadas de pasta de ajo confitado o el resultado de haber asado una cabeza de ajo de tamaño medio).Esta pasta de ajo le da un espesor y un sabor a la sopa delicioso.

 

Machacas también la guindilla o cayena , Le añades un poco de caldo que retiras de la sopa (si va algo de pan mejor que mejor),mezclas y emulsionas en el mortero y le incorporas a la sopita este majado maravillas dejando que continúe la cocción otra media horita más a fuego lentísimo.Tengo que decirte que lo ideal es que todo este proceso lo hagas la noche anterior o por la mañana para tomar la sopa de cena.Opino que esta sopa gana muchísimo cuando se asienta después de unas horas.De un día para otro ,mejor que mejor.


Después del reposo (si esta más espesa de la cuenta  le agregas un poco de caldo o en su defecto agua hirviendo) y antes de llevarla a la mesa la vuelves a poner al fuego .Pruebas a ver como esta de sal por si tuvieras que rectificar ,le agregas el chorrito de salsa Perrins ,te marcas uno de los  toques finales añadiendo a la sopa unos costrones de pan recién frito bien dorados y la dejas con cadencia de suavisimo chup-chup  durante unos 10-15 minutos .
Por último ,subes el fuego y añades el batido de huevos y claras,remueves con salero el asunto durante un par de minutos hasta cuajar y retiras la olla del fuego.Deja unos minutos de reposo antes de servirla.





¡Lista para degustar y disfrutar una barbaridad.¡Delicia de sopa!



 Si te apetece encontrar el huevo más entero ,omites la operación batido e  incorporas los huevos uno a uno cascandolos directamente sobre la sopita como final de fiesta.Yo lo hago dependiendo del día que tenga ya que el sabor no varía para nada.¡Cuestión de preferencias!

 







¿Quien dijo que la sopa de ajo no es romántica ? El otro día Mr.Slower y yo nos dedicamos a ella en una de esas veladas especiales que organizamos para los dos y puedo decirte que fuimos muy felices. 





Eso si,como postre nos tomamos un buen trozo de tarta de requesón y hierbabuena al estilo ibicenco que ,aparte de ser delicia, neutraliza maravillosamente los efluvios ajiles que, para que vamos a engañarnos, ¡habelos,hailos!



Hasta muy pronto ya que este post tendrá continuación inmediata porque sin un postre  adecuado para rematar la degustación de la sopa de ajo no te voy a dejar  ¿non si?