sábado, 25 de abril de 2015

Pasarse la caloría por el forro... en rosa ( Biscuits roses de Reims)





Los biscuits roses de Reims si fueran personas serian muy guapas, te lo digo. Guapas, elegantes y glamurosas .
Ese color rosado que los caracteriza  junto al blanco nieve del azúcar glass resulta  de lo más agradable de ver y, francamente,una bandeja de tan deliciosos y delicados bizcochitos apetece llevar a una mesa, siempre  . Al menos, a mi me pasa.

 

Receta antigua y originaria de Reims, zona del Champagne por excelencia  y de fabulosos vinos, es ya un clásico de la maravillosa repostería francesa.

En Francia se suelen degustar mojados en Champagne o vino dulce . Con café,te o chocolate caliente son delicia. En fin una peperetada  (te envío a este enlace del blog con receta de otra peperetada de las buenas ) o caprichada que puede hacerte feliz y que podrás tener lista en un abrir y cerrar de ojos.
El exterior crujiente con esa costra de azúcar glass y el interior suave y esponjoso con toque avainillado hacen que estos bizcochitos,  a pesar de ser secos,tengan una textura muy agradable y yo diría que adictiva.

                                 
                                 Ingredientes

100 gr de azúcar
Un sobre de azúcar avainillado o las semillas de media vaina de vainilla
60 gr de maicena
90 gr de harina de trigo
Una cucharadita de postre de Royal
1 pellizco de sal 
2 huevos
Colorante rojo de repostería
Azúcar glass en abundancia para la cobertura

* Con estas cantidades salen bastantes pero yo te recomendaría doblar cantidad de ingredientes  ya que además de resultar ideales para desayunos y merendolas  se conservan estupendamente durante días ( en una lata o galletero estarán perfectos). 

                             Preparación

Horno precalentado  a 180º.
Comienzas tamizando la harina y la maicena. Incorporas la cucharadita de Royal y la sal , mezclas y reservas. 
A continuación te dispones a doblar el volumen de los huevos con el azúcar y el sobre de azúcar avainillado.  Debes separar las yemas de las claras y comenzar por batir las yemas y los azúcares.  Después incorpora las claras una tras otra y sigues batiendo salerosa y vigorosamente hasta que doblen su volumen cómo mínimo. Puedes utilizar varillas eléctricas o manuales.Yo prefiero el modo manual que me pone mucho. 
Una vez que doblen volumen,  es el momento de dar color al asunto para lo cual agregarás un chorro de colorante rojo.
Vete probando la tonalidad sin pasarte pero sin quedarte cort@.  Al hornear siempre pierde algo de fuerza el color.  Supongo que es cuestión de ir probando.  La primera vez que las hice me quede corta y aun cuando estaban exquisitas me hubiera gustado que las criaturas bizcochiles estuvieran más rosadas haciendo honor a su nombre. La segunda vez me anime demasiado y el tono fucsia conseguido no me acabo de convencer.  A la tercera ¡ la vencida! También es verdad que depende del colorante utilizado. Yo cuando veo que la mezcla presenta un color rosa chicle de lo más atractivo me quedo encantada. 

 


Llegado este punto incorporas la mezcla de harinas reservada a la crema rosada con movimientos envolventes hasta integrar.
Finalmente llega el momento molde.Tienes dos posibilidades : la primera es hornearlos en moldes individuales (tipo financiers) utilizando la manga pastelera (sin llenar del todo los moldes porque subirán al hornear )y la segunda depositar la mezcla y extenderla  en molde bajo rectangular (forrado con papel de horno )para luego cortar en pequeños rectángulos y  darles la forma que caracteriza a los biscuits roses de Reims.



Yo ,francamente, suelo optar por esta segunda vía a pesar de que a la hora de cortarlos se resquebraja un poquillo la costra de azúcar (algo parecido a lo que ocurre con la bica )pero no es algo que me importe demasiado .Es más ,con los restillos de costra y los laterales que me sobran  después de cortarlos de una forma regular preparo el polvo de biscuits (moliendo a tu gusto y mas o menos según uso posterior) y lo reservo para utilizarlo en diversas recetas dulces.


Este inconveniente también puede eliminarse en gran parte horneandolos  brevemente ( unos cinco minutos)  por segunda vez una vez  listos y  cortados. De hecho la palabra biscuit significa ¨dos veces cocido¨ pero ,personalmente ,creo que con una vez es suficiente para evitar que se sequen demasiado. Te diré que en Francia no solo se comercializan los biscuits sino también el polvo de biscuits.¡Asi que lo podemos tener todo sin salir de casa!


Una vez dispuesta la mezcla en el molde de hornear ( rectangular y bajo) te armas de colador o tamiz y cubres toda la superficie con azúcar glass .Se generos@ con el azucar glass  . Deja reposar duarante 20-30 minutos antes de introducir en el horno  y justo antes de hornear espolvorea con un poquito más de azúcar glass. Hornea a 180º durante unos 15 minutos .Retira y deja enfriar antes de proceder a cortarlos.


                                    ¡et voilà!

                               
                          Crujientes por fuera...



                           
                                               Esponjosos  por dentro...



En la imagen que puedes ver más abajo los verás acompañados de un Sauternes dulce ( perfecto para acompañar a los biscuits) . Cuando los mojas siguen conservando su forma y no se rompen nadita.


 







Además,pueden servir de base para otras preparaciones dulces y pequeños bocados golosos. Aquí te dejo un par de ideas que resultan de lo más apetecible y exquisitas .
En pequeñas porciones ,mojados en champagne, cava o un oloroso ,acompañados de crema fresca de leche ligeramente azucarada algo montada y  unas frambuesas te conquistarán por completo.

                        ¡Una peperetada de lujo!


 
                 






 En copa con base de polvo de biscuits ,crema de nata y mascarpone,un chorrito de vino Marsala (un Oporto o un Madeira también le va de fábula) y unos fresones con azúcar y chorrito de limón resultan deliciosos.



Con helado, mezclados con yogurt,como base de tartas , con compotas de frutas,con mermeladas ,con crema pastelera ,natillas o creme brulee... En fin ,un montón de posibilidades delicia te ofrecen estos bizcochitos rosados franceses tan guapos.

 .
 

Uno de mis últimos inventos ha sido  el  preparar pequeñas tostadas francesas con ellos y la verdad es que han quedado deliciosas.




 

También tengo que decirte que si no tienes colorante por casa y te da la caprichada de prepararlos , puedes hacerlo sin problema. En la imagen que puedes ver a continuación tienes la muestra .Ese día no tenía colorantes reposteros y tenía capricho y ganas de peperetada y ¡zas! Los prepare igualmente . Sin el tono rosa maravillas pero con el mismo sabor.


Ya ves que sencilla y lucida es la preparación de los Biscuits roses de Reims. Eso si,te recomiendo degustarlos en plan slow , tu ya sabes...

 
Espero que disfrutes de ellos tanto como yo y te pases la caloría por el forro ,esta vez ...¡en rosa!


Y claro ,ya si lo haces con este fondo musical el placer sera mucho mayor,te lo digo.







                         ¡Hasta pronto amig@!