domingo, 13 de abril de 2014

Bollitos transgresores Fina y ¡Viva mi abuela!










- Señora , ¡¡la niña se comió todos los bollitos de la merienda!!-
  - Haga más, Áurea ...haga más... -
                         
Indudablemente esta frase de mi abuela marcó mi vida emoculinaria  y la sigue marcando. Me gusta hacer más primero porque tengo tendencia a la abundancia en la mesa (como mi abuela) y después porque si te piden que ¨ hagas más ¨ será porque  has cocinado cosas ricas riquísimas   ¿non si?





Dicho esto, encantada con mi reflexión y sin meterme en mas profundidades  te contaré que  este post donde vitoreo descaradamente a mi abuela es otro de mis posts reciclados (lo que yo llamo un post-post ) . El porque del reciclaje no es otro que el haber decidido  (por varios motivos) que  este post  tiene uno de los puestos mas altos  en la escala  emoculinaria de Miss Slower y ¡esto hay que destacarlo o si o si.

La abuela Fina era una de las personas mas extraordinarias que he conocido. Una mujer adelantada a su época en muchos sentidos a la vez que muy apegada a ciertas tradiciones.  Tenía un vocabulario propio y una forma de tomarse las cosas (sobre todo las malas) tremendamente inteligente y positiva.Era una enamorada de la vida y una sensorial en toda regla .Le encantaba comer y era una golosa que rozaba lo adictivo. En su casa se desayunaba, se tomaba el aperitivo, se comía, se merendaba y se cenaba todos los días del año y cada momento culinario estaba lleno de costumbres , rituales y vidilla.


Las meriendas diarias (excepto los domingos) de mi abuela  con sus amigas después de las partidas de cartas apostando céntimos eran todo un número ¡¡¡Como se ponían para reponer fuerzas entre mano y mano de naipe !!!

Yo siempre que podía(desde bien pequeña y hasta que se fue Fina) me unía a la mesa al regresar del colegio  y tomaba de todo (té incluido con leche y azucarillos) Era  un comedor amplio y soleado, con una mesa de merienda delicadamente puesta llena de pequeños detalles y con muchas peperetadas  irresistibles.



Unas  merendolas deliciosas y estimulantes en todos los sentidos y para los cinco sentidos . ¡Que grabadas me quedaron en la mente y en el corazón ! Te confieso que en aquellas meriendas también aprendí(además de jugar al poker ,la canasta,el pinacle y la siete y media) a hacer trampas y a pintarme los labios distraídamente.


Quien me conoce bien   sabe que le doy una enorme importancia a la merienda , a ese momento de la tarde cuando ,terminadas las tareas más urgentes (se va aprendiendo poco a poco esto de diferenciar  lo urgente de  lo importante ), te sientas con la clara intención de hacer una pausa ...  darte un homenaje y situarte ante la comida ya no por hambre sino por el deseo de degustar consciente y tranquilamente una serie de alimentos o preparaciones en pequeños bocados dulces y salados mientras te dejas llevar simplemente por el momento...

Me encantaban sus meriendas y me encantaba colarme en su cocina y trajinar entre fogones con la cocinera de turno (fueron unas cuantas). También me encantaba ¨ROBAR¨ (en el sentido más literal del término ) cosiñas ricas que se cocinaban  durante todo el día ¡como estaba de activa aquella cocina! Era un gustazo.

Siempre me cazaba la cocinera ,y sobre todo siempre me cazaba una cocinera  que se llamaba Áurea . Me reñía muchísimo, corría a decírselo a la abuela siempre  y...¡ya sabéis lo que contestaba ella!


Los omnipresentes bollitos de bicarbonato (así los llamaba abuela)  se hacían prácticamente a diario. Mi abuela tenía siempre unos cuantos botes de bicarbonato apilados en el cuarto de baño y era frecuente oírla decir que había que pasar por la farmacia para tener repuesto de sobra. 
A mi me tenían completamente abducida los bollitos y mi abuela ¡más!


Esos bollitos me arrastraban irremediablente al delito.Recuerdo la emoción que me producía encerrarme en la despensa de su cocina ,abrir la lata donde se guardaban los bollitos para su mejor conservación, y comerme todos los que podía.
Si cierro los ojos puedo ver la imagen claramente ,escondida y silenciosa con la boca a rebosar de bollitos . Recuerdo su sabor a mantequilla,el aroma al destapar la lata, recuerdo el sonido de los bollitos aupados por el bicarbonato  , la textura de los mas grandes(no todos eran iguales) o de los que tenían  pasas  .Lo de llevar pasas o no era una cuestión de azar ,podia tocarte un bollo con pasa o sin ella.Creo que ese punto la expectativa tuvo mucho que ver  de las pasas era aleatorio el tema de las pasas y ¡lo mejor! :
la sensación de estar transgrediendo una norma .


Siempre que los hago me siento muy traviesa, te lo digo y te diré más :cuando llevo unos días de esos de disciplina, horarios rígidos , normas y obligaciones y tal ,en cuanto tengo la posibilidad me escapo unos minutos , abro la lata (suelo tener una lata preparada para ello) me escondo en un lugar en penumbra o apago la luz y me como unos cuantos .Por alguna extraña razón estos bollitos me gustan mas si los como así, a solas y si puede ser escondida ...sin que nadie me vea ¡mucho mejor!
No se lo cuentes a nadie, es un secreto. De todas formas por si te gusta el plan  (nunca se sabe)aquí te dejo la receta :



 
Normalmente suelo doblar la cantidad de ingredientes ya que como te digo son unos bollitos adictivos que además se conservan estupendamente en una lata ...si es que  sobran...


       Bollitos Fina




                                Ingredientes :

200gr de harina de trigo
70 gr de mantequilla en pomada
1 huevo grande
La ralladura de medio limón
Un pellizco de sal
Una cucharadita de Bicarbonato y
una cucharadita de Royal.

                                                            Preparación:


Mezclas todos los ingrediente dejando la harina mezclada con las pasas para el final.Trabajas la masa hasta que se integre bien y consigas una bola suave y brillante . Dejas reposar la bola unos diez minutos tras los cuales comienzas a hacer bolitas redondas del tamaño de una nuez hasta agotar existencias.Las colocas en bandeja de horno forrada con el papel de hornear convenientemente dispuesto .
Horneas a 180º (arriba y abajo) hasta que los veas con ese tono dorado que tanto nos gusta.







        Llevo unos días jugando al escondite muchísimo y tengo que ir a comprar bicarbonato que me estoy quedando sin el... 





Por cierto , ayer estos bollitos tuvieron un protagonismo especial y gracias a las foticos de los asistentes al Taller-experiencia emogastronómica puedo dejarte un pequeño testimonio grafico de las andanzas de la de la bata blanca y la del mandilín trabajando juntas ¡Ay si me viera mi abuela! Las dos junto a otras mentes degustadoras compartimos una velada fantástica que te contaré con más detalle en otro post que estoy preparando.
¡Gracias a todos! Ya formáis parte de la memoria emotiva de Miss Slower y de Teresa. A ellas y ellos les dedicamos especialmente este post.¡ Hasta siempre!



Victor Gomez , Luis Domenech, Jose Luis Oliveira,Teresa/MissSlower,CarmenAlbo,MaríaJosé(mosquis)  y Sandra Novo .

Fuente: Todos los vínculos de la webhttp://www.sofros.com/  así como las páginas del Centro Sofros son propiedad de la autora de este blog.